Qué es Biosegura

Biosegura es un punto de encuentro de experiencias e iniciativas para recuperar y poner en valor nuestros recursos, que tienen que ver con formas de vida alternativa o tradicional y que conforman un patrón sostenible de relación con la naturaleza, la alimentación, la salud y el tiempo libre. Se celebra en Beas de Segura (Jaén) y en 2015 cumple su decimocuarta edición.

Premio Biosegura 2017:el gorrión común

Publicado por BIOSEGURA viernes, 23 de junio de 2017

Este año la organización de Biosegura 2017 ha decidido galardonar a alguien cuya faceta más admirable es su capacidad para pasar desapercibido. Y eso que le vemos continuamente: ya estemos tomando un café, paseando por Valparaíso, echando una cerveza o asomados a la ventana, es difícil no cruzarse con él vestido con su clásico atuendo sencillo y sin pretensiones. Como mucho en primavera le vemos con una corbata negra como complemento a su permanente chaqueta marrón, a veces dejando ver algún retazo blanco. Podrían pensar que tanta discreción va asociada a una timidez patológica. Nada más lejos de la realidad. Habla por los codos. Lo difícil es verle callado. Por eso, y puede que por la monotonía de su discurso, también nos hemos habituado tanto que ni nos percatamos. Pero si ponemos atención hay que reconocer que posee un discurso más enriquecedor que el de los tertulianos de televisión. Supongo que a estas alturas ya sabrán de quien hablamos. Efectivamente. Este año el premio Biosegura 2017 recae sobre el gorrión común.


Podíamos decirlo de forma seria y ceremonial pero somos hijos del manual de estilo de Forges


PALABRAS DE AGRADECIMIENTO DEL REPRESENTANTE DEL GORRIÓN COMÚN

Mis queridas máquinas de producir desperdicios más o menos aprovechables:

Dejaré de lado la modestia, pues verdaderamente merecemos este premio. Desde que amanece y comenzamos nuestra algarabía os estamos observando atentamente desde los canalones, ventanas, tejados, rejas, postes, árboles de vuestro pueblo. Todos los días del año, a todas horas, esperando el momento en que sacudís el mantel, se os cae la tostada, sacáis al desdichado canario (al que consolamos por su cautiverio mientras le quitamos un poco de alpiste) o le echáis migas de pan a esas tontas y engreídas palomas. Nos encantan vuestros gallineros, graneros y viveros, en los que jugamos al escondite y ponemos a prueba vuestra inventiva, y nos divertimos al veros enfadados sólo porque reclamamos un pequeño diezmo. Y es que a veces se os olvida que os hemos acompañando desde que a un antepasado vuestro se le ocurrió la genial idea de la agricultura y os dio por almacenar excedentes y comida. Desde entonces hemos ido con vosotros a todos los lugares del Mundo. No dudéis de que también iremos con vosotros a Marte. Puede que penséis que somos unos caraduras y que no os damos nada a cambio, y eso es porque no sois capaces de computar el gran beneficio que os proporcionamos. Tampoco lo vio Mao Zedong en 1958 y casi nos extermina en China acusándonos de plaga, pero las auténticas plagas llegaron después destruyendo las cosechas. Porque aunque nos veáis siempre afanados con el grano y las migas de pan también comemos insectos, de esos que os molestan tanto (por cierto ¿hay algo que no os moleste?). 

Y a pesar de todo el bien que os hacemos y de nuestra habilidad las cosas no van bien para nosotros, sobre todo en vuestras aglomeraciones más grandes. Allí nuestros primos nos cuentan que el aire es irrespirable, que hay tanto ruido que se quedan afónicos de piar tan fuerte para escucharse unos a otros, que de noche no hay quien pegue ojo pues ilumináis como si fuera de día, que al final acaban más estresados que vosotros mismos con vuestro absurdo ritmo de vida, que cada vez tienen menos polluelos y al final la muerte les sorprende antes. El cielo de vuestras grandes ciudades se está quedando tan vacío de pájaros como de estrellas. Esperamos que por los pueblos no llevéis el mismo camino. ¿Sois capaces de imaginar vuestra vida sin nuestro alegre jolgorio? Un pueblo sin nosotros es como un parque al atardecer sin niños jugando. Aunque no lo admitáis somos bellos. Ya sé que no somos los reyes de la pasarela ni del escenario. No lucimos vistosos plumajes ni somos grandes cantores. Entendedlo como una estrategia de supervivencia para no acabar encarcelados, aunque quién os dice que no reservemos nuestros mejores trinos para susurrarlos en la intimidad de nuestros nidos.

Y por favor, dejaros de dietas, comed mucho pan y sobre todo sacudid los manteles por la ventana. A unos trocitos de jamón tampoco les haremos asco.

Recogerá el Premio otorgado al Passer domesticus o gorrión común una asociación que lleva mas de medio siglo defendiendo y dando a conocer el mundo de las aves: SEO Birdlife que intuyendo nuestro premio se nos adelantó el 2016 nombrándola Ave del año




0 comentarios

Publicar un comentario

Facebook